Bujo 2017 y agenda comprada para 2018
Blog

Cómo comenzar un bullet journal o bujo

¿Qué es un bullet journal?

Básicamente es una agenda de toda la vida que incorpora apartados específicos para tareas importantes o de largo plazo, logros profesionales o personales,  cumplimiento de objetivos, buenos hábitos domésticos, saludables o de estudio… Todo cabe.

Tiene inventor oficial: Ryder Carroll y aquí está su vídeo canónico, (está subtitulado).

Por si no podéis verlo ahora, Un bujo típico incorpora los siguientes elementos: un índice, un registro a futuro, un registro mensual y uno diario que suele consistir en una semana vista a doble página. Pero el diseño de las secciones lo hace el propio usuario así que presenta la ventaja de adaptarse a las necesidades y gustos de cada persona.

 

La creatividad y el DIY entran en acción

El bullet journal original de Ryder es funcional y discreto pero en páginas como este grupo Efecto Bujo en Español de Facebook y, por supuesto, en Pinterest e Instagram se encuentran verdaderas obras de arte.  Además de imaginación, muchos adictos tiran de estos recursos: las libretas canónicas son las Leuchtturm1917 y las Moleskine pautadas con puntos (dotted) así como las agendas finocam y de midori, una especie de cuaderno de viaje japonés preparado para albergar libretas separadas y fácilmente extraíbles e intercambiables. A esto se suman plantillas, rotuladores, pinceles, acuarelas y washi-tapes para dotarlas de una estética muy Mr.Wonderful, con profusión de banderitas, tipografías avanzadas, y dibujos de gran calidad, como puede apreciarse en este vídeo que merece la pena ver y se entiende sin saber inglés.

Problemas iniciales del bujo y consejos para superarlos

Precisamente esas imágenes son tan inspiradoras que pueden abrumar a los principiantes en el mundo del Bullet Journal. Una cosa es que todos seamos artistas y otra muy distinta es la cantidad de arte en los dedos que nos haya tocado en el reparto. Así que es bueno no poner muchas expectativas en el resultado.

Además, para el común de los mortales un bujo primoroso requiere tiempo. Y justamente el uso inteligente del mismo es uno de los objetivos de quien se inicia en la materia. Crear la agenda puede considerarse una inversión de futuro porque puede ayudar a mejorar. Que la inversión inicial sea pequeña, hasta ver si merece la pena, es un buen comienzo para el cumplimiento de ese propósito.

Al principio es mejor centrarse en la organización de los contenidos, ver semana a semana qué funciona y qué no, y cuando la plantilla ya esté afinada, el tiempo que ya no se requiere para el diseño se puede emplear en los adornos.

Lo mismo se puede aplicar al material. Si el sueldo y las prioridades dan para los 20 euros (mínimo) de la libreta y una cantidad similar para rotuladores, pinceles y cinta decorada ¿por qué no? Para economías más modestas, lo mejor es comenzar con un cuaderno de cuadritos y rotuladores escolares, que van perfectamente.

Hay fijos comunes en cualquier bujo. Recordamos: el índice inicial, el log a futuro con los grandes logros que se quieren desbloquear, el plan mensual y el de semana vista, con las tareas concretas que deben llevar y los objetivos marcados. A partir de ahí es una labor de encontrar nuestra propia arquitectura mental. Hay quien prefiere los lofts y hay quien necesita espacios muy compartimentados.

Por ejemplo, yo podría tener un calendario mensual sólo para el blog que estás leyendo, otro para la dieta sana, otro laboral, otro para mi formación continua (en la fecha de esta entrada es el apendizaje de cómo manejar mi Workstation para grabar temas músicales)… Otros prefieren tener todas las tareas agrupadas en las páginas de calendario para verlas en conjunto. La gran ventaja del bulletin journal es que es libre. Yo aún estoy haciendo pruebas.

Los ensayos los estoy haciendo con una libreta Paper Blank muy bonita que llevaba años sin uso. Tiene las hojas en blanco, lo que obliga a tirar mucho de regla, así que aconsejo no complicarse la vida y tirar de los cuadritos de toda la vida. Y para el próximo año ya tengo comprado un archivador A5, tipo finocam, aunque me ha salido bastante más barato. Para esa fecha ya tendré perfeccionada la organización. La idea es diseñar plantillas con los contornos marcados en un gris muy claro, de forma que sólo tenga que repasarlos con rotulador, cambiando los colores y dejando espacios en blanco para detalles y dibujos específicos.

Hacer mis prediseños y utilizar un sistema de anillas es un compromiso entre la creatividad, ser prácticos e invertir bien el tiempo. Al usar un archivador, si algo sale mal sólo hay que sustituir la hoja dañada y, además, no se trastoca el orden, algo imposible en las libretas encuadernadas salvo que se arranque la hoja. El prediseño ahorra el andar contando cuadritos o centímetros y, al mismo tiempo, se conserva ese punto de arte y colorido que hace atractivos a a los Bullet Journals, más allá de su funcionalidad.

Como siempre, se agradecen los comentarios y las sugerencias.

2 thoughts on “Cómo comenzar un bullet journal o bujo”

  1. Por las fotos que has puesto últimamente tenía la sensación de que estabas probando con un Bujo xD. Yo estoy con una libretilla pequeña que tenía comprada desde hacía meses con el objetivo de probar un poco como va. Y viendo que me ha ido bien y voy usándolo cada vez para más cosas, pues probablemente cuando termine con esta libreta pruebe con otro formato. Tal vez un archivador o parecido. Aunque tengo unas cuantas libretas por lo del curso de dibujo y lo mismo aprovecho alguna más.

    Eso sí, de momento lo organizo un poco a mi manera. Más que nada porque cuando empecé me dije que en principio no me marcaría grandes objetivos porque sé que es el primer paso para no hacerlo ^^U. Así que voy mes a mes y día a día. Sobre todo al mes que planteo qué artículos voy a escribir en los blogs o qué podría escribir

    1. Tenía pendiente responderte 🙂 Ánimo con ello. Al final es probar y ver si te funciona o no. A mí me funciona porque, como sabes, siempre ando sumando tareas o ideas nuevas. En una libreta, irían al final de la lista. Aquí la última ocurrencia puede estar fácilmente la primera de la lista, si realmente es prioritaria o conviene hacerla antes. Buen finde 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *